¿Qué es la procrastinación y cómo se evita?

¿Qué es la procrastinación y cómo se evita?

Kassandra Ortega

Última actualización: 25/08/2022

El tema de la procrastinación es complejo y no solo consiste en dejar las responsabilidades para más tarde. En este artículo te explicamos qué es la procrastinación y te compartimos algunos consejos para evitarla.



Dejar las tareas para después puede proporcionarnos una sensación temporal de libertad y satisfacción, pero eventualmente termina siendo un hábito molesto y que nos afecta de forma negativa tanto a nivel personal como académico y laboral. En este artículo queremos explicarte el fenómeno psicológico que, a pesar de ser sencillo de identificar, es mucho más complejo de comprender: la procrastinación. 


¿Qué es la procrastinación?

También conocido como el síndrome del “ya lo haré mañana”, se trata del hábito de posponer deliberadamente actividades u obligaciones importantes pendientes sin tener justificaciones válidas y a pesar de tener la oportunidad de llevarlas a cabo. 

Puede afectar a acciones como avanzar con un proyecto académico, a conductas como dejar un vicio y/o a la toma de decisiones. Una característica interesante de esta actitud es que la persona tiene toda la intención de realizar la tarea en algún momento. 


¿Por qué se da la procrastinación? 

El psicólogo español con mención en clínica y con máster en Práctica en Psicoterapia y Capacitación Técnica y en Psicología Sanitaria, Cristian Mantilla Simón explica lo siguiente:

“Procrastinamos porque estamos divididos, nuestro cerebro es racional y esto se refleja en la división del sistema límbico y el córtex cerebral. […] La procrastinación es el resultado de la lucha entre cerebro emocional y el cerebro racional, y cuando la voluntad de nuestra razón cede a los caprichos del instinto es cuando nos recreamos en la procrastinación”

Por otra parte, de acuerdo con expertos como Tim Pychyl, profesor de Psicología y miembro del Grupo de Investigación sobre Procrastinación en la Universidad Carleton en Ottawa, Canadá, la procrastinación se trata más de un problema de gestión de emociones y no tanto un problema de gestión de tiempo.

La procrastinación es una forma de enfrentar emociones desafiantes y estados de ánimo negativos generados por ciertas actividades como aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración, entre otros. 


6 tipos de procrastinadores y consejos para dejar de posponer tareas

De acuerdo con los autores de It’s About Time!: The Six Styles of Procrastination and How to Overcome Them, Linda Sapadin y Jack Maguire, existen seis tipos de procrastinadores los cuales se clasifican en base a las razones que motivan esta actitud. 


1. Perfeccionistas

Los procrastinadores perfeccionistas suelen preocuparse más por no cumplir con las altas expectativas que ellos mismos establecen que por la tarea a realizar, y existe una tendencia a que no importa qué tanto se esfuercen, nunca se sienten satisfechos con los resultados, lo que los lleva a evadir sus actividades u obligaciones y así evitar los sentimientos negativos que dicha insatisfacción genera.

Consejos para combatir esta procrastinación:

  • Fijar metas alcanzables antes de iniciar cada proyecto y tiempos de entrega realistas.

  • Mantener un diálogo interno durante el proceso. 

  • Valorar los logros y restar importancia a las deficiencias. 

  • Permitirse cometer errores. 


2. Preocupados

Los procrastinadores de esta categoría se enfocan en los famosos “¿Y si…?” Un procrastinador preocupado presenta una actitud insegura, negativa y temerosa que le impide avanzar en sus actividades, salir de su zona de confort y lanzarse a nuevos retos. También hay una tendencia a hacer de la toma de decisiones un proceso mucho más complejo de lo que en realidad es, lo que dificulta tomar acción. 

Consejos para combatir la procrastinación:

  • Buscar herramientas y formas que ayuden a mejorar la confianza en uno mismo. 

  • Marcar pequeños límites y fijar metas que se vayan alejando poco a poco de la zona de confort.


3. Soñadores

Los procrastinadores de este tercer grupo son bastante hábiles para planear sus actividades, pero se les complica poner dicho plan en acción. De acuerdo con los autores Linda Sapadin y Jack Maguire, este tipo de procrastinadores suelen confiar en que su optimismo terminará el trabajo por ellos.

Consejos para procrastinadores soñadores:

  • Marcar objetivos lo más específico posible.

  • Organizar y llevar una agenda para determinar el tiempo que se le va a dedicar a las tareas regularmente. 

  • Canalizar la energía en hechos reales. 


4. Sobrecargados

Los procrastinadores de este grupo son los que nunca dicen que no y suelen asumir cargas de trabajo excesivas, por lo tanto, termina siendo algo complicado cumplir con los plazos marcados. 

Consejos para este tipo de procrastinadores:

  • Establecer límites que se adapten a la capacidad de ejecución de tareas.

  • Desarrollar la habilidad de priorizar las tareas más importantes.

  • Aprender a pedir ayuda a los demás y a tomar tiempos de desconexión.


5. Generadores de crisis

En este grupo se encuentran los procrastinadores fanáticos de la adrenalina, es decir, son los que dejan sus tareas u obligaciones hasta el último momento. Los generadores de crisis suelen excusarse bajo la frase “trabajo mejor bajo presión”. 

Consejos para esta procrastinación:

  • Analizar los beneficios que en realidad representa dejar las tareas a último momento VS los beneficios de realizarlas a tiempo. 

  • Crear un sistema de pequeñas recompensas a las cuales se tendrá acceso únicamente si se cumplen las tareas con antelación.


6. Desafiantes

Por último, existen los procrastinadores desafiantes y se caracterizan porque suelen dejar pasar el tiempo como una clase de protesta por los plazos y las expectativas externas. Es común que este tipo de procrastinadores sean inestables e impredecibles, pues si bien en ocasiones se les pueden encontrar bajo una actitud defensiva, en otras se les puede encontrar bastante tranquilos.

Consejos para combatir la procrastinación:

  • Asumir la responsabilidad propia y ser consecuente.

  • Comunicar sus inconformidades y solicitar nuevos desafíos o tareas en las que haya mayor compromiso.

Detrás de cada tipo de procrastinador hay elementos de personalidad y eventos pasados incluso que pudieron dar origen a esta actitud.  Lo ideal es acudir con un profesional de salud mental o bien, estudiar y convertirse en uno para autoanalizarse y ayudar a otros. 


Si es de tu interés aprender más sobre Psicología, te invitamos a consultar el programa de Licenciatura en Psicología de Saint Leo University, una licenciatura 100% en línea y en español. Tenemos que hacer énfasis en que este programa te proporcionará habilidades que te permitan trabajar en entornos no clínicos, como desarrollo personal, educación, recursos humanos, publicidad, mercadotecnia, negocios, entre otros.


Te recomendamos ¿Cómo saber si tengo el perfil para estudiar psicología?


Para mayores informes te invitamos a completar el formulario de admisión, o bien puedes escribirnos un correo a estudiantes@worldcampus.saintleo.edu

La procrastinación se trata de un fenómeno que representa algo más que el sentimiento de pereza y de dejar las cosas para más tarde. Los pensamientos que tenemos sobre la procrastinación suelen agudizar sentimientos como angustia y estrés, lo que contribuye todavía más a la procrastinación.

La procrastinación proporciona un alivio temporal de los sentimientos negativos, pero después de procrastinar empeora dichos sentimientos llevándonos en una clase de círculo vicioso. Para salir del torbellino de la procrastinación es importante realizar un análisis interno, pues la solución ante este fenómeno es ser interna y no dependiente de los factores externos. 


¿Necesitas información?

Al enviar esta solicitud usted está aceptando nuestra Política de Privacidad y a recibir piezas de comunicación relacionadas a este y otros cursos.

SOLICITAR INFORMACIÓN
Copyright © 2024 Saint Leo University
Políticas de privacidad

Inscríbete hoy